Después del Maratón

Por Francisco - 25/04/2016
Después del maratón, algunos de vosotros habéis tenido un subidón de testosterona, neurotransmisores, etc. unido a un buen depósito de glucógeno y unas fibras musculares jóvenes, que aunque se dañen y no se reemplacen, el organismo se puede ejercitar lo que queda del músculo para que la parte restante se desarrolle y fortifique, asumiendo la función de la zona dañada.

...Esa inflamación es una señal para que el organismo atraiga nutrientes y células de reparación, una vez reparado el músculo durante un tiempo queda óptimo para asimilar esfuerzos sin que estos vuelvan a dañar, pues acaba de sobrecompensar.

Las agujetas reflejan sobre toda la existencia de daño mecánico en las fibras musculares: los llamados micro-traumatismos, ya que es necesario un microscopio para verlos. Las proteínas que componen las fibras. y que son responsables de la contracción muscular, se rompen debido a las fuertes tracciones mecánicas a las que son sometidas. Para reponerlas, el cuerpo pone en marcha una reacción inflamatoria: los glóbulos blancos viajan a los músculos afectados para comenzar su reparación, y las células madre o precursoras del músculo, las llamadas células satélite, ayudan a las fibras lesionadas a producir nuevas proteínas contráctiles.
Lo malo para el corredor es que. para que sea completo, el proceso de reparación ha de durar al menos dos semanas. Durante ese tiempo, el sistema nervioso nos defiende produciendo sensación de dolor, con la esperanza de que dejemos a los músculos repararse tranquilos.

El paso más importante en el tratamiento de la inflamación es la eliminación o la reversión de la causa, y además la reducción de la tumefacción, para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y promover la cicatrización.
Qué os ha pasado? En este tipo de competiciones puede ocurrir que el cansancio agudo que se produce en el cuerpo va unido a una sensación de bienestar y relax, que es precisamente la cualidad curativa que se busca en el ejercicio aeróbico con su práctica, tanto a nivel físico como psicológico. No obstante, se ha señalado que también existe un riesgo cuando se practican en exceso. "El deportista es una persona que quizá por el efecto euforizante o de placer que recibe con los deportes de resistencia, normalmente tiene tendencia a sobrepasarse de los límites normales y ahí puede producirse una especie de depresión neurológica, que es el caso de la fatiga". Ojo y cuidado con no tener sentido de la realidad y dejarse llevar en los próximos días de estos efectos euforizantes.

Las articulaciones no duelen porque los extremos de los huesos están protegidos por un casquete cartilaginoso y como el cartílago no posee terminales nerviosos, ni vasos, al friccionar un casquete cartilaginoso contra otro no duele; pero cuando el casquete se desgasta comienza la fricción de hueso contra hueso y el hueso sí tiene una grandísima circulación y terminales nerviosas importantes, entonces produce dolor. Por ello, las artrosis son dolorosas.

Cómo reconocer una lesión

La contractura se identifica por la dureza del músculo que duele y se carga al utilizarlo, es menos elástico y no permite la extensión total de la articulación. Conviene parar y no añadir más cansancio al músculo. Los estiramientos y el masaje en la dirección de las fibras nos ayudarán a recuperarnos. En ocasiones, un alto nivel de autoexigencia nos hace continuar con una contractura. Las consecuencias van desde una rotura fibrilar, hasta una fibrosis, una fase de pérdida crónica de elasticidad del músculo de solución complicada. Las roturas fibrilares duelen de manera más intensa y aparecen como un pinchazo que te deja seco. En las roturas el masaje está contraindicado en los primeros diez días y se debe utilizar hielo y reposo hasta que en este tiempo cicatriza el músculo. El calor no hace nada y es perjudicial en las primeras 48 horas ya que hace sangrar más la rotura y retrasa la cicatrización. El masaje suave en los alrededores de la cicatriz puede ayudar en días posteriores, cuando la sangre se ha reabsorbido, pero su dificultad ya lo hace competencia de un profesional. Si la rotura afecta a más de la tercera parte del músculo es recomendable el quirófano, la cicatriz de un músculo cosido será más pequeña y más eficaz

Comentarios

Entradas populares