viernes, 25 de marzo de 2011

Ascensión al Espigüete por el corredor Norte (19/03/2011 – en Piscis - Luna llena)

Prólogo: Un día probamos a parar en una casa rural en lugar de tirados en los prados (con o sin tienda) y, mira por donde, nos gustó: vamos siendo mayores.
(Lo detallo más de lo normal porque esta actividad no lo conocéis igual que el correr)

6:00 am (no suena ningún despertador aunque habíamos puesto dos; evidentemente mal) la luna llena está dónde debe estar, en el Oeste. Desayuno (nadie se ducha antes) y a la furgo: el <P> (14 plazas) está a 3 Kms. desde donde parte el camino. La primera hora es camino con poca pendiente. En el punto aproximado viramos a nuestra Izda. (Sur) y entre arbustos buscamos trazas de sendero que nos lleven a la nieve. Ya en nieve (debajo hierva retama y roca caliza) aumenta la pendiente. En una hora más estamos en el comienzo de la canal. Nos pertrechamos de arnés, cachivaches (estaca, ancla, tornillos, cuerda, mosquetones, cintas, etc.), crampones y empuñamos el piolet. Como en otras ocasiones algunos se han retirado a la mitad, bien por esfuerzo o bien por "acojone", nos colocamos estratégicamente: Los que se podían retirar, delante y los cabezones detrás para impedir la retirada. Así que la ascensión fue lenta pero segura. Pasamos dos zonas de unos 55º que, con la nieve blanda, se hacían muy complicados: no agarran los crampones ni el piolet, la nieve se va abajo debajo de las botas y no puedes relajarte. Eso sí, tiene un punto a favor: que si te vas, te abres de brazos espanzurrao y te paras más fácilmente que si estuviera helada (técnicas de high mountaining).

Nos adelanta un colega y otra cordada de chicas vienen alcanzándonos (si tuviéramos 20-30 años sería un corte), pero llegamos antes a la cima (total 4:30 hs) y allí arriba aparece el espectáculo: cielo azul, sol (al abrigo, quema), el lago y el valle a nuestros pies, al fondo los Picos de Europa y… el mundo entero. Lo más cercano la espectacular cresta hasta la cumbre Oeste que nos llama (la había visto en fotos y no hacía mas que soñar con una travesía así). Menos uno (dejo en el anonimato) que se queda en el collado porque "ya tiene bastante", nos acercamos a la cumbre para la foto. Se nos pone la carne de gallina. Nos damos un fuerte abrazo y nos vamos con el compañero para almorzar; todo de régimen especial: jamón, lomo, queso, dátiles, chocolate y la bota de vino. Al final nos juntamos una docena de personas arriba y compartimos un rato.

Si no fuera porque alguno ya estaba nervioso pensando en la bajada (por el mismo sitio), otros nos habríamos hecho una siestecita sobre la nieve. Pero no. Bueno, la bajada, para que voy a contar lo dejo a la imaginación: alguno sudó más que en la subida.

Ya en el pradito del aparcamiento (14:00 aprox.), si cayó la siesta; en condiciones.

PD.- Final del día: cervezas con gambones a la plancha, merienda-cena con arroz en paella con brut …. Notas de guitarra, lectura de cuentos; todo sin TV. Y por 82 Euros el finde completo (a pesar del precio del gasoil).

No hay comentarios:

Publicar un comentario